martes, 13 de abril de 2010

Querido diario:

Tengo el alma hecha añicos (sea lo que signifique añicos); me desperte un día pensando que haría hoy, que nada me parecía igual... y tu tan calladito ingrado... ha de ser porque no te paresco tan sorprendente.. no te culpo, ni yo me paresco sorprendete.
soy la monotonía de todos los días.
y mientras caminaba descalza por la tarde, mientras me mojaba "toita" (¿¿¿porque no me he comprado un lindo paraguas??? quizás me gusta mucho mojarme bajo la lluvia), pensaba que me vera la gente?, se rie conmigo o de mí?... apuesto diez millones de pesos, que muchas de las risas nunca han sentido esa agua y ese piso queriendose limpiar bajo los pies... "guacala, agua sucia, me voy a cortar, que van a decir de mi"... me senti viva querido diario... y entonces caí en la cuenta que no soy tan sorprendente... y necesito unas vitaminas para el alma.

5 comentarios:

Calo dijo...

Querido diario: dame un pizquita de la vibra de esta niña que en las cosas chiquitas encuentra vida...quisiera mojarme un poco de tu agua y seguirme sorpendiendo contigo.

gabriel dijo...

cada vez más puro lo tuyo...
abrazo fuerte

Neorelativista dijo...

hay que conseguir de esas vitaminas muchacha!!! , Saludos Gab!!!

gabriel dijo...

queremos mas actualizaciones!

Palabrota dijo...

ser sorprendente es más aburrido de lo que dicen. Saludos, señorita, he regresado parece.