miércoles, 6 de enero de 2010

Noé.


Me acuerdo mucho, cuando veníamos juntos en el carro de regreso a casa, tu del trabajo y yo de la escuela, que al final era lo mismo... Siempre tenías un tema que discutir, que si Dios, si las estrellas, que si la foto, que si la escuela, que como era aquel maestro (era como tu chivo expiatorio y me gustaba), que que ibamos a comer, que si unas tortas o unas enchiladas.
Y escuchabamos esa estación de la radio, donde pasan canciones viejitas que tu cantabas aveces y me decías o preguntabas lo que significaba el titulo en ingles. Me gustaba tambien, esos sabados o domingos de desayuno familiar y me preguntabas el significado de alguna palabra... algunas veces yo te preguntaba por unas que me aprendía días antes, para despues sentirme "intelectual" al poder decirte el significado de una palabra.

Me gustaba cuando eras parlanchin y me cuestionabas para que yo aprendiera más; me gustaba más cuando platicabas y cualquier tema era inicio de una platica amena, me gustaba más que los días de hoy donde te miro callado y tan pensativo, tan dentro de ti. Y claro ya no hay camino de regreso a casa juntos y admito que yo me he distanciado por el "amor", pero aún asi te extraño y mucho, aún en casa juntos te extraño!

5 comentarios:

Lola dijo...

feliz año, flakicienta!!

Y que regresen los tiempos con Noé.


Un abrazo

Neorelativista dijo...

:)
ni que decir...
saludos!
:)

gabriel dijo...

extrañar es solo una cuestión de la memoria..je
un abrazo grande

Calo dijo...

Feliz nuevo año, extrañar es cuestion de método, un día si un día no..

pero no debe durar para siempre.

Juankmu dijo...

Osea, que es mejor un hombre hablador (pero inteligente) a un hombre mudo. Esplendido